Main Content

La evolución del eHoftrac 1160 de Weidemann

La nueva tecnología de baterías AGM permite avanzar a la cargadora compacta con motorización eléctrica.

Con el primer cargador eléctrico, el eHoftrac 1160, Weidemann realizó en 2014 un gran avance con respecto a las motorizaciones del futuro. Desde abril de 2015 se produce la máquina en serie, con frecuencia presente en el terreno, y ahora se le ha realizado la primera y gran modificación. A partir de 2017 se montará en el eHoftrac una batería AGM de alta calidad de la empresa Hoppecke. La abreviación AGM significa malla de fibra de vidrio absorbente por sus siglas en inglés, es decir, en este tipo de batería el electrolito se une a una fibra mediante fibra de vidrio. Se trata de un sistema sellado gracias al cierre de la caja de la batería. La batería es menos sensible a la temperatura y produce menos calor durante la carga y el funcionamiento.

Debido a la menor necesidad de ventilación, el proceso de carga es más seguro. Además, ya no es necesario rellenar de agua destilada. 

Igual que antes, hay disponibles dos niveles de rendimiento distintos. La batería standard ofrece 48 V y 240 Ah, y la batería opcional proporciona 310 Ah con 48 V. Las nuevas baterías AGM también ofrecen toda una serie de ventajas para la manipulación del eHoftrac 1160: mejora del rendimiento y una mayor potencia suministrada con la misma capacidad, así como una mayor capacidad de recuperación (de la energía). La batería AGM dispone de un cargador de baterías integrado «Onboard», de modo que no se necesita una estación de carga fija en el lugar de uso. Se puede cargar sin problemas en cualquier conector de 230 V con 16 A de corriente constante.

Al considerar la adquisición de una máquina con batería, los posibles clientes observaban hasta ahora una discrepancia entre los largos tiempos de carga y los tiempos de funcionamiento, a menudo demasiado cortos. La mayor ventaja de la tecnología AGM es que se puede realizar una carga parcial en cualquier momento, de modo que ya no hay de qué preocuparse. Las máquinas que ya están en funcionamiento se pueden equipar con la nueva tecnología AGM, por ejemplo, cuando se tenga que cambiar la batería.